Cólicos del lactante

colicos 1 bebes

 

¿Qué son los cólicos del lactante?

Lo primero decir que mucho se habla pero en realidad poco se sabe.

Se definen como un llanto intenso de inicio brusco, al menos 3 horas al día, 3 días a la semana durante al menos 3 semanas en un bebé sano y bien alimentado. Eso quiere decir que el llanto no puede ser explicado por ninguna otra situación como la existencia de fiebre, infecciones, dolor, hambre, etc.

Aparecen habitualmente en horario vespertino (por la tarde) en niños con edades comprendidas entre 3 semanas y 3 meses afectando aproximadamente a 1 de cada 4 bebés de esta edad. La causa de los cólicos es desconocida y aunque es un poco menos frecuente en los niños alimentados al pecho, en estos puede ocurrir igualmente.

Y aquí es donde está el problema: al no conocerse de forma clara que los causa, resulta imposible plantear un tratamiento que funcione en todos los casos. Sin embargo, conocer las diferentes teorías sobre la cólica ayuda a plantear que deben hacer los padres ante un hijo con cólicos.

Posibles causa de los cólicos

Todos los factores que se describen a continuación han sido descritos como posibles agentes causales de los cólicos. Se postula que posiblemente el origen sea la suma de varios de ellos.

Gastrointestinal: alteración en la forma de comer (excesiva, uso de tetina, abundantes gases, regurgitaciones), intolerancia a las proteínas de leche de vaca o la lactosa, inmadurez gastrointestinal, hipermotilidad intestinal o alteraciones de la microflora intestinal.

Biológico: inmadurez de la función motora, aumento de serotonina, exposición al tabaco o una forma precoz de migraña.

Psicosocial: expresión del temperamento, hipersensibilidad al entorno, variables de los progenitores (estrés familiar, ansiedad materna, paridad, hermano con cólicos).

¿Qué tratamientos existen para los cólicos?

Ante todo tranquilidad, se trata de una condición benigna que no dejará secuelas en el bebé que presenta los “famosos cólicos”. Se precisará una valoración minuciosa por parte del pediatra que diagnostique esta situación y que descarte la ausencia de otra enfermedad causante del llanto.

La mayor parte de las terapias van dirigidas a tratar el origen gastrointestinal y es por ello que no es siempre la solución los cólicos en todos los niños.

Algunos estudios han reportado utilidad del probiótico Lactobacillus reuteri en niños tanto alimentados al pecho como con fórmula en reducir las horas de llanto al día. Otros productos como la simeticona (factor AG) no han mostrado evidencia en la mejoría del llanto.

Así mismo el uso de productos naturales hechos a base de hierbas son extremadamente riesgosos. Un bebé no debe ingerir ningún té o preparado con “yuyos” caseros por el alto riesgo de enteritis grave, (entre los médicos es temible el anís estrellado) por otro lado no hay estudios suficientes que avalen su utilidad.

Pese a todo y ante la desesperación de algunos padres, los pediatras en ocasiones recomendamos productos farmacéuticos que no han demostrado mucha eficacia pero son seguros para vuestros hijos. En el caso de que te los hayan recomendado, si pasadas una o dos semanas no has notado mejoría es mejor que lo dejéis porque no están siendo eficaces.

Recientemente han aparecido las llamadas técnicas manipulativas para el tratamiento de los cólicos del lactante (“masajes anticólicos). Existen estudios que han comprobado su utilidad cuándo se les pregunta a los padres si tras aplicar la técnica sus hijos mejoran. Pero pese a que han encontrado evidencia científica en su uso todavía se necesitan más estudios para aclarar si este tratamiento resulta útil o no. Algunos de ellos son:

Bicicleta con las piernas: acostar el bebe boca arriba, tomar los pies o la pierna y flexionarlas alternando una y otra, haciendo que el muslo presione suavemente contra el abdomen.

Masajes circulares en la panza: acostar él bebe boca arriba y presionar suavemente el abdomen con la yema de los dedos, realizar movimientos circulares

Provechito después de comer: si bien no es un masaje ni una medida de seguridad, es una medida útil para liberar el aire del estómago.

Por último y rescatando un remedio de la sabiduría popular que suele resultar eficaz es la antigua recomendación de sacar a pasear al bebé en un cochecito. Muchos padres refieren que el episodio de llanto suele cesar durante esta actividad. Levar a dar una vuelta manzana en automóvil, es una actividad extremadamente riesgosa debido al alto indice de accidentes de tránsito en Argentina.

En resumen, la causa de los cólicos es tan variada que resulta poco probable acertar en el tratamiento adecuado a cada paciente. Es necesario saber que si tu bebé padece cólicos mejorará con el tiempo y sin secuelas, que el llanto siempre hay que atenderlo e intentar calmarlo y que si se trata de un episodio de cólico en unos minutos u horas habrá desaparecido y el bebé volverá a su estado previo.

Publicado por Área de Pediatría Hospital Español de La Plata

Dr. Rodrigo Matamoros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>